El Café y la Salud

Investigadores en diversas partes del mundo, han analizado con detenimiento las propiedades de los granos de café. Y algunas de sus conclusiones más recientes, apuntan a que sus antioxidantes ayudan a combatir, entre otras cosas, los radicales libres: uno de los factores causantes del envejecimiento.

antienvejecimiento

Hay diversos estudios que asocian los componentes del café, como los antioxidantes, con un menor riesgo de diabetes tipo 2, daño hepático y el Parkinson.

En efecto, los antioxidantes del café poseen efectos positivos sobre la salud. Un estudio reciente mostró que la cafeína presente en el café y otros alimentos, puede tener un efecto protector frente al desarrollo del Parkinson, una enfermedad que ataca al sistema nervioso central.

Con respecto al daño hepático, varios estudios han concluido que algunos de los componentes presentes en el café aumentan la capacidad antioxidante en el hígado, lo que podría relacionarse con un efecto protector frente al desarrollo de algunos tipos de cirrosis.

En Noruega un seguimiento sobre 51,306 sujetos durante 17 años lo confirmó: quienes consumían al menos dos tazas de café al día, presentaban un 40% de menor riesgo de muerte por cirrosis alcohólica, otro estudio sobre 5,944 sujetos, mostró lo mismo respecto al daño hepático por cirrosis alcohólica o sobrepeso.

Algo parecido ocurre en el caso de la diabetes tipo 2. Aquí, los polifenoles presentes en el café podrían contribuir a una mayor capacidad antioxidante y además, disminuir la absorción de glucosa, lo que se traduce en un menor nivel de azúcar en la sangre.

Por otra parte, una investigación de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, concluyó que tanto la versión con cafeína como la descafeinada, otorgan un nivel más alto de antioxidantes, es así que entre aproximadamente 1000 alimentos, éste se encuentra entre los 50 con más capacidad antioxidantes y en el lugar número 6 cuando se compara su capacidad antioxidante por porción. La cantidad de antioxidantes del café, va a depender de su proceso de torrefacción y del modo de preparación.

¿Cómo actúan los antioxidantes?

Los polifenoles presentes en el café, son los responsables de su función antioxidante. Los radicales libres se generan ante la exposición al humo del tabaco, la radiación, entre otros. Éstos pueden dañar las células de nuestro cuerpo y, a largo plazo, causar alteraciones en nuestro organismo.

El café puede reducir el riesgo de desarrollar Diabetes tipo II.

cafe_0

Por: Equipo Finca Alta.

Con información de: CNN Internacional

Buenas noticias para los amantes del café. Como en su momento lo hicieran universidades tan prestigiadas como Harvard, la Asociación Europea para el estudio de la Diabetes también confirmó, mediante sus propios estudios, que el consumo de café puede reducir el riesgo de desarrollar la diabetes tipo II.

Según dicho estudio, las personas que aumentaron su consumo de café en más de una taza al día, tuvieron un 11% de riesgo menor de desarrollar la diabetes tipo II a diferencia de aquello que mantuvieron su consumo de café sin cambios.

Aquellos que disminuyeron su consumo, de igual manera, por más de una taza menos al día, demostraron un incremento en el riesgo del 17%.

Este es solo otro de los estudios que han demostrado algunos de los beneficios positivos que el café tiene en nuestra salud. Es importante investigar y leer más al respecto y saber qué efecto tiene el café sobre nuestro cuerpo.

Te invitamos a seguir leyendo nuestro blog o comentar al respecto en Facebook o Twitter.

 

¿Sabías que tomar café ayuda a estimular nuestro sistema nervioso?

Drink_Coffee_by_sorutsuripu

Con Información de: Reporte Indigo

Según estudios del Centro de Información de Café y Salud de España, tomar café nos ayuda a hacer cálculos mentales con más rapidez y precisión, ya que la cafeína causa que el rendimiento, velocidad y actividad del cerebro aumente.

“Hay evidencias de que el consumo de café reduce el deterioro cognitivo producido por el estrés y la edad”, dice Rafael Franco, catedrático de Bioquímica de la Universidad de Barcelona.

Tras diez minutos del consumo de café surgen los efectos positivos los cuales tienen duración de hasta seis horas, señala Ana Adán, del Instituto de Investigación en Cerebro, Cognición y Conducta de la Universidad de Barcelona.

En 1995, el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos realizó un estudio epidemiológico a más de 400 mil voluntarios de entre 50 y 71 años, con el cual se evidenció una relación entre el café y la longevidad de algunos de los participantes.

The New York Times (NYT) señala que cuando comenzó el estudio, los voluntarios no padecían de enfermedades graves o importantes. Para el 2008, más de 50 mil participantes ya habían fallecido.

Asombrosamente, los hombres que habían consumido entre dos y tres tazas de café al día eran 10% menos propensos a morir, en comparación con los que no tomaron café y las mujeres que tomaron la misma cantidad de café al día, tenían 13% menos posibilidad de fallecer.

Todo con límites.

Como en todo, el secreto está en la cantidad. Ya que más de cinco tazas de café al día incrementan la actividad del sistema nervioso y, en algunos casos, podrían provocar taquicardia.

Además, según diversos estudios a nivel mundial, el aumento de colesterol está relacionado con el consumo de café.