5 errores que cometemos al pedir un café

PRIMER ERROR: Pedir un espresso “largo”, que piensan llegará en una taza de 5 onzas y no en la pequeña, que es para un servicio correcto. Un espresso siempre es un shot de una onza (versión simple) o dos onzas (en doble). Su extracción es rápida, y toma entre 20 a 30 segundos, no más. Durante ese corto lapso, se extrae lo mejor del café.

serving espresso

SEGUNDO ERROR: Creer que un espresso tiene mucha cafeína, por la intensidad del sabor. Pero en realidad es la bebida con menor concentración de cafeína porque el contacto entre café y agua es mínimo. Hay métodos alternativos, como la prensa francesa, clever, chemex o la moka italiana, en los que hay más contacto entre agua caliente y café, con lo que se extrae más cafeína. Si quieres más cafeína, pide el método de extracción adecuado.

TERCER ERROR: Pensar que la acidez del café es un defecto, algo negativo, cuando en realidad es un atributo de éste. El café debe ser balanceado, amargo, ácido y dulce a la vez, en el mismo nivel. Muchas personas no toleran la acidez, que es lo más valorado. Los baristas indican que esta aversión hacia la acidez del café se da porque el consumidor está acostumbrado a tomar cafés sobretostados o que han sido molidos desde hace mucho tiempo. Para que esa acidez no les fastidie, ellos sugieren no optar por el espresso, sino por un café americano, quizá con leche o algo dulce.

CUARTO ERROR: ¿Me lo puedes calentar? Muchas personas quieren tomar su bebida bien caliente, pero no debe ser así. Especialmente cuando el café incluye leche, debe ser preparado a 70°C y no más, para poder percibir bien los sabores y que estos se complementen. Un macchiato se prepara a esa temperatura, y no debe llegar humeante a la mesa. Calentarlo –como piden algunos consumidores al sentirlo “tibio”- hace que el café pierda dulzor, sabor y textura (la leche se convierte en espuma seca, perdiendo su cremosidad).

QUINTO ERROR: Echar azúcar al café latte (café con leche) inmediatamente después de servido. Consideren que el barista plasma su arte a través de aquellas figuras lácteas, que no merecen ser borradas por la intrusión de una cucharita o una lluvia de azúcar. Lo que recomiendan es dar el primer sorbo al café, sin agregar azúcar, pues las bebidas con leche ya no necesitarían del grano dulce, por la presencia de sacarosa. Aunque sabemos que la costumbre de endulzar el café es fuerte en nuestra sociedad, hay que darle una oportunidad al paladar de descubrir los sabores auténticos del café, entre los que se encuentra ese delicado dulzor natural.

La responsabilidad que hay detrás de cada grano de café

Día a día en el mundo entero, el café se posiciona como un producto indispensable para acompañar una grata experiencia a cualquier hora del día. Esto se debe a que detrás de una taza de café hay una serie de sabores y texturas que siente el paladar de quien lo degusta.

barista3

La experiencia del café ofrece una riqueza única repleta de emoción que va del grano a la taza. Una persona que se especializa en preparar café, busca la perfección durante su proceso de elaboración para dar con el sabor indicado acorde al tipo de paladar que puede pasearse por las notas dulces, afrutadas, ácidas, especiadas, entre otras.

Más allá de estar detrás de una barra, operando una máquina de espresso, un barista conoce el origen del grano y su influencia en el resultado final.

El mejor café de México

Uno siempre busca en internet, por las calles o por las recomendaciones de amigos y conocidos la cafetería perfecta, la que tenga el espresso más sedoso y aterciopelado, los sabores más dulces y cremosos del cappuccino,  la personalidad fuerte y elegante del macchiato doble, o los caramelos y aromas que dan el chemex entre otras muchas bebidas, siempre buscamos el mejor lugar, el mejor sitio que transmita esa pasión.

espresso

A veces encontramos, nos quedamos algún tiempo en ese lugar, pero seguimos buscando nuevamente. Todos tenemos un lugar favorito pero… ¿de verdad es la mejor cafetería? ¿De verdad nadie lo hace mejor?

¿Te ha ocurrido haber probado el espresso deseado y anhelado, que su crema acariciaba tu lengua como ningún otro?  Semanas después regresaste al mismo lugar  y, de golpe, un desequilibrio en la bebida te despertó, claro, fue tan solo un sueño y dicho espresso, jamás volvió a repetirse, por lo menos no en ese lugar, quizá alguno se acerco, pero nunca fue igual.

No solo pasa con espressos en ese sitio, sucede con métodos artesanales, bebidas con leche en lugares distintos, días distintos y baristas diferentes.

¿Cuáles pueden ser las variantes? ¿Qué hace que un lugar pase del balance del cielo a la más amarga realidad? Tenemos distintos factores:

El café: que a menudo en las cafeterías de especialidad suele cambiar de región y esto hace que los perfiles sean muy distintos, ya sea solo infusionados con el agua o generando diversas reacciones al ser mezclados con la leche.

El tostado: Los tuestes cambian, no siempre los tuestes de los cafés (aun tratándose del mismo) son iguales, unos grados o unos segundos marcan una gran diferencia en un tostador, la humedad y frescura de un café verde cambia también, dando como resultado tuestes diferentes conforme pasa el tiempo. La frescura del café tostado también influye, es determinante en el resultado, no siempre lo más fresco es lo mejor.

El barista: No siempre el mejor barista hace el mejor espresso, el mejor cappuccino o el mejor aeropress, no, y si un día lo hace, no es garantía que la próxima semana lo haga igual, puede ser una buena bebida siempre, o casi siempre, pero no igual. Se pueden aplicar diferentes técnicas para las infusiones o para elaborar espressos, pero vamos, un barista es un humano y no un robot. A veces sale bien y otras no tanto.

¿Cuál es la mejor cafetería de todo México?, no existe. Hay algunas que se esfuerzan más que otras. Lo importante es nunca parar de buscar aunque no se encuentre, pues finalmente eso nos ayudara a encontrar gratas, dulces y aromáticas sorpresas, siempre.