5 errores que cometemos al pedir un café

PRIMER ERROR: Pedir un espresso “largo”, que piensan llegará en una taza de 5 onzas y no en la pequeña, que es para un servicio correcto. Un espresso siempre es un shot de una onza (versión simple) o dos onzas (en doble). Su extracción es rápida, y toma entre 20 a 30 segundos, no más. Durante ese corto lapso, se extrae lo mejor del café.

serving espresso

SEGUNDO ERROR: Creer que un espresso tiene mucha cafeína, por la intensidad del sabor. Pero en realidad es la bebida con menor concentración de cafeína porque el contacto entre café y agua es mínimo. Hay métodos alternativos, como la prensa francesa, clever, chemex o la moka italiana, en los que hay más contacto entre agua caliente y café, con lo que se extrae más cafeína. Si quieres más cafeína, pide el método de extracción adecuado.

TERCER ERROR: Pensar que la acidez del café es un defecto, algo negativo, cuando en realidad es un atributo de éste. El café debe ser balanceado, amargo, ácido y dulce a la vez, en el mismo nivel. Muchas personas no toleran la acidez, que es lo más valorado. Los baristas indican que esta aversión hacia la acidez del café se da porque el consumidor está acostumbrado a tomar cafés sobretostados o que han sido molidos desde hace mucho tiempo. Para que esa acidez no les fastidie, ellos sugieren no optar por el espresso, sino por un café americano, quizá con leche o algo dulce.

CUARTO ERROR: ¿Me lo puedes calentar? Muchas personas quieren tomar su bebida bien caliente, pero no debe ser así. Especialmente cuando el café incluye leche, debe ser preparado a 70°C y no más, para poder percibir bien los sabores y que estos se complementen. Un macchiato se prepara a esa temperatura, y no debe llegar humeante a la mesa. Calentarlo –como piden algunos consumidores al sentirlo “tibio”- hace que el café pierda dulzor, sabor y textura (la leche se convierte en espuma seca, perdiendo su cremosidad).

QUINTO ERROR: Echar azúcar al café latte (café con leche) inmediatamente después de servido. Consideren que el barista plasma su arte a través de aquellas figuras lácteas, que no merecen ser borradas por la intrusión de una cucharita o una lluvia de azúcar. Lo que recomiendan es dar el primer sorbo al café, sin agregar azúcar, pues las bebidas con leche ya no necesitarían del grano dulce, por la presencia de sacarosa. Aunque sabemos que la costumbre de endulzar el café es fuerte en nuestra sociedad, hay que darle una oportunidad al paladar de descubrir los sabores auténticos del café, entre los que se encuentra ese delicado dulzor natural.

¿Demasiada cafeína?

La cafeína está presente en muchos alimentos y bebidas que ingerimos a lo largo del día. Aparte del café, el té, las bebidas carbonatadas y el chocolate son ejemplos de bebidas cafeinadas.

insomnio

Pero, ¿cuál es la cantidad máxima de cafeína diaria recomendada? En los adolescentes unos 200-300 miligramos, unos tres Red Bulls. En adultos es de unos 400 miligramos, el equivalente a 4 tazas de café, aunque depende del metabolismo de cada uno.

Una sobredosis de cafeína tiene un efecto similar a las anfetaminas. Puede provocar nerviosismo, dolor de cabeza y taquicardia. Asimismo, los antibióticos bloquean el procesado de la cafeína y su combinación puede ser peligrosa. La mezcla de cafeína y alcohol también puede tener efectos muy negativos en el organismo.

La deliciosa dosis matutina de cafeína

Encender la cafetera. Lo hacemos casi al despertarnos y nos invade esa sensación de no poder afrontar el día sin nuestra dosis matutina de cafeína.

morning run

En nuestro organismo todavía circula una gran cantidad de melatonina, la hormona que controla el ciclo circadiano, nos provoca el sueño y que necesita unas 8 horas para ser absorbida. El ritmo frenético al que nos sometemos hace que el dormir tantas horas sea un placer reservado para los fines de semana, y para contrarrestar el efecto de la melatonina, el café nos da ese impulso que necesitamos antes de salir de casa.

Pero el café no es solamente un empuje de energía. Para muchos se ha convertido en una de las bebidas más placenteras y eso no es casual. Para conseguir su sabor, el café es producto de un complejo proceso que va desde la plantación y recolección del grano verde, hasta la preparación y posterior ingesta y metabolización que sufre en nuestro organismo.

La Pasión por el Café está en los genes

Es oficial: los bebedores compulsivos tenemos un desorden genético. Este es el resultado de un nuevo estudio de la Escuela de Salud Pública y el Hospital Brigham y de Mujeres de Harvard en Boston, que fue publicado en la revista Molecular Psychiatry.

probeta cafe

Los investigadores realizaron un meta-análisis de todo el genoma de más de 120,000 bebedores regulares de café, identificando dos variantes genéticas (POR y ABCG2) relacionadas con el metabolismo de la cafeína y dos variantes de genes (BDNF y SLC6A4) que pueden influir en el efecto “gratificante” de la cafeína.

Además, dos genes implicados en el metabolismo de la glucosa y de los lípidos (GCKR y MLXIPL) también se asociaron por primera vez a los efectos metabólicos y neurológicos de la cafeína.

Conclusión: existen razones genéticas por las que la cafeína tiene efectos diferentes en cada persona, lo cual explica cómo los genes influyen en nuestro comportamiento cotidiano.

Cuál es (sin duda) el mejor momento del día para tomar un café

Aunque a las personas cafeteras les encanta el sabor de la bebida, la mayoría tomamos café en busca de las bondades de su compuesto principal, la cafeína, una droga psicoactiva con importantes efectos sobre nuestro sistema nervioso. Gracias a ella el café es un poderoso estimulante. Y es debido a ella por los que muchos nos sentimos incapaces de vivir sin nuestro café matutino.

mejor hora para tomar cafe

Como explica el neurocientífico Steven Miller en su blog NeuroscienceDC, el efecto de cualquier principio activo que interactúa con nuestro sistema nervioso se amplifica o disminuye en función del momento en que lo consumimos. El estudio de la relación entre las drogas y los ritmos biológicos ha dado pie, incluso, a una disciplina científica conocida como cronofarmacología. Y esta nos permite saber, con bastante certeza, cuál es el mejor momento del día para disfrutar de los efectos estimulantes del café.

Dado que el efecto del cortisol y la cafeína es similar, ambas sustancias nos mantienen alerta y elevan nuestro nivel de atención, no parece la mejor idea que tomemos el café justo cuando nuestros niveles de cortisol son más elevados, pues será mucho más rentable tomarlas cuando estos están disminuyendo. Y, sorpresa: lo estamos haciendo mal.

Nuestros mayores niveles de cortisol son justo después de despertarnos para que nos pongamos en funcionamiento: en la mayoría de personas la hormona alcanza su pico entre las 8 y las 9 de la mañana. En efecto: cuando todos solemos tomar el café.

Si tomamos el café cuando nuestros niveles de alerta natural están al máximo su efecto será mucho menor y es por ello que demandaremos otro café pasadas un par de horas.

Durante el día hay otros dos momentos en los que se elevan los niveles de cortisol: entre las 12 y las 13 y entre las 17:30 y las 18:30. Es por ello que, como explica Miller, el mejor momento para tomar el café se encuentra entre las 9:30 y las 11:30 y, si no nos afecta a nuestro sueño nocturno, pasadas las 13:30 y antes de las 17 horas.

El café: ¿excitante o relajante?

Los investigadores del Instituto Australiano del Deporte encontraron que una sola taza de café ayudaba a los atletas a dar impulso a sus músculos y a mejorar su resistencia. Además, la cafeína es químicamente similar a la teofilina, elemento que ayudar a abrir las vías aéreas comúnmente utilizado para tratamientos de asma.

deporte y cafe

Pero, en cierto modo, también puede hacer que te sientas relajado: La cafeína provoca la sensación de actividad por el aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca que da una explosión de energía, pero también estimula la liberación de dopamina que incrementa la sensación de bienestar y reduce temporalmente la fatiga.

Dado que se ingiere de forma líquida, actúa muy rápido en el organismo, apenas a los 30 ó 40 minutos alcanza su mayor concentración en sangre en el cerebro, y los niveles de cafeína tardan de tres a seis horas en reducirse, de ahí que no se recomiende tomar pocas horas antes de acostarnos.

Los científicos advierten que el consumo regular de cafeína hace que las personas se vuelvan tolerantes.

El café ayuda a adelgazar

El café ayuda a adelgazar, además de que tiene una gran importancia en la alimentación.

adelgazar

Imagina la cantidad de cafés con leche que se toman en todo el mundo a diario para desayunar. Si lo tomamos en el desayuno es porque, principalmente, nos ayuda a despertarnos pero, ¿sabías que el café sirve además para adelgazar?

El café tiene propiedades diuréticas, ésta es una de las razones principales por las que ayuda a adelgazar y se recomienda en las dietas.

Una de las razones por las que se engorda es porque se retienen líquidos. Esto ocurre cuando se produce un desequilibrio en el nivel de líquidos del organismo, cuando los vasos sanguíneos, responsables del transporte del agua por nuestro cuerpo, vierten demasiada agua sobre los tejidos corporales o bien cuando éstos retienen el agua y no son capaces de devolverlo a los vasos sanguíneos.

El café, gracias a la cafeína, ciertos ácidos cafeicos y la teobromina y asparagina fomenta la diuresis o pérdida de líquido.

En las dietas se suelen tomar estos compuestos en un suplemento de pastillas, pero debe hacerse bajo prescripción médica porque la cafeína no esta indicada para personas que sufren de hipertensión, acidez, arritmias, problemas de hígado y otros.

La cafeína tiene otras propiedades como la aceleración del metabolismo, que también actúa contra la obesidad, ya que quemamos calorías más rápidamente y evitamos que el cuerpo acumule grasas.

Finalmente también es, al igual que el té negro, un inhibidor del apetito.

Todas estas razones hacen que consideremos el café como un gran aliado en las dietas para bajar de peso.

¿El café más que placer?

Para todos los amantes del café es reconfortante saber que el consumo diario y responsable de café no tiene perjuicios para nuestra salud. Te presentamos a continuación las características y curiosidades de esta bebida tan apreciada.

drinking coffee

Tanto el café tostado como el café soluble tomados solos prácticamente no aportan calorías. Una taza de café solo (sin azúcar y sin leche) contiene menos de 10Kcal. Sin embargo, se han identificado más de mil componentes volátiles que contribuyen a proporcionar el aroma característico del café. La composición exacta y las características organolépticas de una taza de café dependen de varios factores tales como la especie botánica de procedencia, el proceso de tueste, el grado de molienda, el método de preparación, el tipo de agua utilizada y la cantidad de café utilizado.

Así que los consumidores de café pueden seguir disfrutando con moderación de su bebida favorita sin tener que preocuparse por las calorías.

La cafeína es una sustancia que proporciona una serie de efectos estimulantes, que dependerán, en mayor o menor medida, de las características individuales de cada persona: Consumida con moderación, 300 mg. de cafeína diaria no tiene ningún efecto negativo sobre la salud cardiaca.

Es interesante saber que la rapidez con la que el cuerpo absorbe la cafeína es muy variable en función de la persona. Nuestro organismo absorbe la cafeína en un plazo de 3 horas aproximadamente pero este margen puede variar en función del consumo de alcohol, la toma de anticonceptivos o el embarazo. Sin embargo, aconsejamos consultar con un especialista en caso de dudas.

Aunque se han atribuido a la cafeína una serie de efectos negativos sobre la salud, con los conocimientos científicos actuales, se puede afirmar rotundamente que el consumo moderado de café con cafeína en las personas sanas, entre tres y cinco tazas, en función del tipo de café, es perfectamente aceptable. Así, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos ya clasificó en 1958 la cafeína como sustancia generalmente reconocida como segura y en 1987 reafirmó su posición en el sentido de que una ingesta normal de cafeína, del orden de 300 mg/día en los adultos sanos, no implica riesgos para la salud.

El proceso de descafeinización permite eliminar casi por completo la cafeína conservando la intensidad de aroma y sabor del producto. Para aquellas personas que no toleran la cafeína, les recomendamos disfrutar de una buena taza de café descafeinado, soluble o tostado.

Composición química de una taza de café

El café, químicamente se compone de agua y materia seca. La materia seca de los granos del café almendra está constituida por minerales y por sustancias orgánicas que son los carbohidratos, lípidos, proteínas, alcaloides, como la cafeína y la trigonelina, así como, por ácidos carboxílicos y fenólicos, y por compuestos volátiles que dan el aroma a la almendra.

Por su parte, los granos de café tostados contienen varios de los compuestos químicos que se encuentran en la almendra, aunque en diferentes concentraciones; y además, se detectan cientos de otras sustancias que se forman en las diversas reacciones, mediante el calor, durante el tostado.

La especie, la madurez, la fermentación, el secado, el almacenamiento, el tostado y el método de preparación de la bebida influyen en la composición química y en la calidad del sabor, acidez, cuerpo, dulzor y aromas de una taza de café.

planta de cafe