Degustación del café

En general, cada vez nos interesamos más por los productos que consumimos; queremos saber de dónde vienen, cómo llegan hasta nosotros y cuáles son las características que nos conquistan o nos llevan a seguir buscando. Por este motivo, el consumo del café es cada vez más sofisticado, y podemos apreciar mejor una buena taza.

sommelier de cafe

La degustación del café se realiza para determinar las características de una mezcla en particular o para adivinar el origen de un grano de café. Un sommelier de café (el degustador) juzga esta bebida basándose en la apariencia, el aroma, la acidez, el cuerpo, el sabor y el gusto.

A pesar de que la prueba de tazas de café es una práctica profesional, no tienes que ser un experto para degustar el café. Con práctica, podrás reconocer los diferentes aromas y sabores. No sólo apreciarás mejor la diferencia entre lo bueno y lo malo: encontrarás tu favorito entre una variedad de cafés de calidad.

Una vez que le encuentres el gusto a la degustación del café, disfrutarás cada nota en una gran taza de café.

Café y actividad física

“La asociación entre el consumo habitual de café y la salud es un hecho ya indiscutible. La evidencia actual sugiere que el consumo habitual de café puede ser parte de un estilo de vida saludable”, puntualizó el doctor Jorge Franchella, cardiólogo y deportólogo, director del Programa Actividad Física y Deportes del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires.

runner

Diversos estudios han demostrado que la cafeína mejora el rendimiento en personas que realizan ejercicios de resistencia. En una revisión científica de 33 ensayos en los que los participantes corrieron, nadaron y recorrieron en bicicleta una serie de distancias, los mejores tiempos fueron para aquellos que consumieron cafeína. Asimismo, también se ha comprobado que la cafeína puede ayudar a reducir el dolor muscular.

Es sabido que los dolores musculares durante la realización de ejercicios físicos pueden empeorar el rendimiento. Según un estudio científico, la ingesta de 5 miligramos de cafeína por kilo de masa corporal redujo el dolor muscular en un grupo de sujetos que realizaron un ejercicio de alta intensidad durante 30 minutos en bicicleta, respecto a lo observado en otro grupo que no consumió cafeína.

Café, una bebida saludable que mejora el ánimo

La evidencia científica vincula su consumo moderado con efectos positivos para el organismo. Además, favorece la sociabilidad.

taza de cafe

Algunos no pueden arrancar el día sin su ayuda. Otros lo eligen para la sobremesa, en lugar de o para acompañar el postre. También es la excusa para verse con amigos, hacer una pausa en el trabajo o concretar una cita. El café es más que una simple bebida, pero todavía es mirado de reojo por muchos que lo consideran nocivo para la salud. A la luz de la evidencia científica, especialistas afirman que, consumido en forma moderada, hace bien al cuerpo y a la mente.

El consumo habitual de café es saludable. Sus bondades no se agotan sólo en los beneficios para el organismo, integra nuestra vida laboral y social.

Algo de eso se ve reflejado en los resultados de la encuesta nacional realizada por la consultora Isonomía en el mes de abril. El 65% de los 904 entrevistados de entre 18 y 80 años está de acuerdo con que las reuniones con amigos mejoran tomando café y la mitad asegura que después de consumirlo “se siente mucho mejor”.

La asociación entre el consumo habitual de café y la salud es un hecho ya indiscutible”

En diálogo con Clarín, Gustavo Cerezo, presidente de la Federación Argentina de Cardiología (FAC) enumeró los beneficios del consumo moderado de café (de unas dos a cuatro tazas diarias de 150 ml): “Mejora la memoria, la concentración y disminuye el deterioro cognitivo. Previene enfermedades neurodegenerativas como el mal de Alzheimer o el Parkinson. Mejora el estado de ánimo, el rendimiento físico ante el esfuerzo, disminuye el cansancio, la insulinorresistencia y mejora la función hepática”.

Hace menos de un mes se difundieron los resultados de una revisión científica de 36 estudios que involucraron a 1.27 millones de participantes realizada por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Los datos mostraron que quienes consumían una cantidad moderada de café negro tenían menor riesgo de tener problemas cardio y cerebrovasculares, de diabetes, hepáticos, cáncer de hígado y Alzheimer.

Errores comunes sobre el capuccino

Casi todos iniciamos en el café teniendo ideas equivocadas de esta bebida, de los procesos, de los tuestes o de su preparación.

capuccino

Todo esto por tener poca cultura del café; es un mal general donde las tradiciones muchas veces son las que dicen “como se hace” y la gente se lo cree. Así es el caso del cappuccino, todo mundo habla de él, es el favorito de muchos, todos lo venden, todos dicen disfrutarlo, pero casi nadie lo conoce.

Nos vendieron la idea de que el cappuccino se sirve en copas transparentes, una capa de leche, una capa de espresso, un montón de espuma blanca y para rematarle 6 kilos de canela molida en la superficie, entre más mejor, como para matarle el sabor al café con esta especia. Ah! y por si eso fuera poco, todavía hay quien lo pide hirviendo.

Esa bebida es vendida en la gran mayoría de cafeterías como “cappuccino”, es una bebida que a muchos puede gustarles, pero su nombre verdadero es “latte macchiato” y como su nombre lo indica, es un latte con una mancha blanca en la superficie, la bebida resulta un poco aguada ya que la espuma y la leche están completamente separadas, perdiendo además el sabor dulce.

El cappuccino, el de verdad, no se sirve en copa, se sirve en una taza de 6 onzas (180ml) y no hay mediano, grande o venti, no hay tamaños, tan solo así, en una taza de 6 oz. Lleva una carga de espresso y leche acremada al vapor, no espumada, acremada, quiere decir que la espuma de la leche y la leche se integran formando una textura sedosa. Es brillante y tiene sabor dulce; pero sobre todo, no esta hirviendo, es más bien de temperatura media, tibio, máximo 76 grados y que puede beberse recién hecho sin quemarnos la boca. De hecho debemos beberlo inmediatamente, antes de que pierda esa textura cremosa.

Si el barista calienta mucho la leche, se pierde la textura mencionada y se vuelve aguada, sin cuerpo, se va el dulzor y puede quemar al café, por eso el cappuccino no es una bebida caliente, es una bebida tibia, debe ser cremosa, dulce (sin ponerle azúcar); en la superficie la leche acremada debe estar integrada con el espresso, por lo tanto la superficie adquiere el color del café.