Composición química de una taza de café

El café, químicamente se compone de agua y materia seca. La materia seca de los granos del café almendra está constituida por minerales y por sustancias orgánicas que son los carbohidratos, lípidos, proteínas, alcaloides, como la cafeína y la trigonelina, así como, por ácidos carboxílicos y fenólicos, y por compuestos volátiles que dan el aroma a la almendra.

Por su parte, los granos de café tostados contienen varios de los compuestos químicos que se encuentran en la almendra, aunque en diferentes concentraciones; y además, se detectan cientos de otras sustancias que se forman en las diversas reacciones, mediante el calor, durante el tostado.

La especie, la madurez, la fermentación, el secado, el almacenamiento, el tostado y el método de preparación de la bebida influyen en la composición química y en la calidad del sabor, acidez, cuerpo, dulzor y aromas de una taza de café.

planta de cafe